Una llamada

Estoy paseando junto a la orilla del mar, paseo alrededor de los acantilados que anuncian un eclipse haciendo rugir las olas estremeciendo y removiendo la arena. Me detengo, y, de repente, siento cómo regreso a ese lugar que había olvidado. Elevo la mirada al cielo, sintiendo mis pies mojados agarrados a la tierra, y me…